sábado, marzo 07, 2009

Enemiga de las mujeres

Es una constante en mi vida relacionarme mayormente con hombres en lugar de con mujeres. Nada especial, se debe a que compartimos ocio e inquietudes (juegos de rol, deporte, billar, fantasía y ciencia ficción, política ahora...).

Ha vuelto a ocurrir que las mujeres consideren mis planteamientos como una agresión y aquí estoy, tratando de discernir lo que es justo y lo que no, Ley de igualdad en una pestaña, Encuesta sobre Hombres y Mujeres 2008 en otra.

El tema es que cuestiné el beneficio del cupo establecido de mujeres representantes en política. Me he informado algo más y el motivo de establecer ese cupo es que se cuente con la visión de las mujeres para la toma de decisiones, que estemos aportando. El problema que planteo es que el hecho que no estemos ahí representadas no es porque se nos niegue por un machismo ancestral sino porque las propias mujeres no participan en la vida política. Hay un 15% de mujeres en política y exigimos un mínimo de un 40% de participación. Sinceramente creo que desvirtúa nuestra capacidad y hace que se cuestione nuestros méritos, da lugar a la duda de si se está por capaz o por cubrir cuota.

Las mujeres no participan porque se dedican al trabajo, al hogar y a la familia y eso deja realmente poco tiempo. Entiendo positiva la existencia de una cuota de mujeres siempre cuando el fin último sea promover políticas sociales sobre todo en el ámbito de la educación, donde el cuidado de la familia deba correr a cargo de la pareja y no de una parte y que libere a la mujer.

El objetivo último creo que debe ser la igualdad de oportunidades, no la igualdad. Si una mujer elige como opción de vida dedicarse a sus hijos y a ser ama de casa hasta que han crecido (pongamos 8 - 10 años) es una opción legítima. Si muchas mujeres eligen esta opción, aunque yo opine que no es la deseable no podemos forzar a que las empresas, órganos de gestión etc tengan paridad ya que la población femenina activa es inferior.

En resumen, que aún estoy estructurando ideas pero creo que los puntos que tengo claros son los siguientes:
- Debe existir una educación para una conciencia social de responsabilidad compartida en el cuidado de la familia y las tareas del hogar.
- Debe asegurarse la igualdad de oportunidades para el acceso al trabajo sin distinción de sexo.
- Debe promoverse la participación de las mujeres en los organismos de toma de decisiones.
- Debe observarse y promoverse una proporción de mujeres en puestos de liderazgo proporcional a su presencia, punto que dicho sea de paso considero que es el más acuciante en estos momentos.

Continuaremos informando cuando haya comparado estadísticas, escuchado opiniones y demás y tenga una idea totalmente formada.

3 comentarios:

Rapunzell dijo...

Lo que dices es muy sensato. No olvides el papel fundamental de los modelos.

Bardet dijo...

Me alegra ver que sigues escribiendo :D

Hay que tener los ovarios bien puestos para escribir lo que has escrito; a mi juicio, hoy día emitir en voz alta planteamientos que pongan en tela de juicio lo "legítimo" de las nuevas medidas para luchar por la igualdad entre sexos sólo provoca una paliza por parte de una turba enfurecida.
Cada día que pasa me siento más controlado, la alternativa a plantearse si son correctas todas las decisiones que toman los políticos a los que voté es ser arrojado a los leones, con el sello marcado de "enemigo".
Es paradójico que, en el gobierno del diálogo y la libertad de la democracia, no podamos tener libertad de pensamiento suficiente para plantearnos si no se están rompiendo demasiados huevos para hacer esa tortilla que se intenta conseguir, la llamada igualdad entre hombres y mujeres. Cada día más se cruzan límites que, en mi opinión, rompen más de esos huevos.
Cuestionar este hecho provoca una persecución, fascista es lo más flojo que he recibido en este sentido.
Y tras ver Watchmen el viernes, no puedo evitar tener la sensación, cada vez más, de que alguien estuvo luchando demasiado tiempo contra esos monstruos y acabó convirtiéndose en uno de ellos...
Me alegra ver que tienes perspectiva y no enarbolas la bandera feminista de los Argumentos de la Risa para forjarte una opinión :P

Thera dijo...

Es que cae de cajón de madera de pino que se dice.

Y pretender que haya paridad en los organismos de dirección, en empresas por ejemplo, donde la media de edad sitúa a las mujeres de la misma edad mayoritariamente en casa o en puestos de escasa cualificación, resta credibilidad a la petición.

No es así como debe acatarse el problema. Y el machismo yo aún no me lo he encontrado, pero me han comentado que actualmente en el mundo de la construcción, jefes de obra e ingenieros de camino, hay mucho. Habría que identificar esos sectores donde se impide la penetración de mujeres que sí quieren trabajar, y otros tradicionalmente femeninos donde haya hombres a los que se les niegue el acceso o el ascenso.